Aplicaciones de cuidado de la salud para la balanza digital del bebé

La importancia de conocer el peso de un bebé se resalta por el hecho de que ésta es una de las primeras mediciones que se toman en la sala de partos.

El peso al nacer es un indicador importante de la salud, y proporciona un punto de partida desde el cual el crecimiento del bebé debe ser monitoreado.

De ahí que el contar con una balanza digital que te ofrezca la mayor información posible en cuanto colocas al bebé en su cunita, previamente diseñada para recibir al bebé, es fundamental.

balanzas

Los datos obtenidos son particularmente útiles para el seguimiento del crecimiento de los recién nacidos prematuros más pequeños, mientras que permanecen en el hospital.

Sin embargo, todas las balanzas utilizadas en las salas de parto y aquellas utilizadas durante los primeros meses deben ser lo suficientemente sensibles para detectar pequeños cambios en el crecimiento del bebé.

Además, este tipo de balanzas deben de poder ofrecer la mayor cantidad de información sobre el bebé y también ofrecer confort.

Aquí entra en juego la calidad de las cunitas que se usan para recibir al bebé, las cuales deben ser cuidadosamente diseñadas para mantener al bebé cómodo y caliente mientras son pesados, ya que los bebés son muy sensibles.

Reiteramos entonces el punto de que el mantener un registro de los cambios en el peso de un bebé a medida que crece puede proporcionar una medida objetiva de salud y bienestar.

Dado que los bebés no pueden decirnos cuando algo está mal, y los padres pueden ser inexpertos o ansiosos, es importante poder medir el crecimiento con precisión.

Si eres un médico que da consultas a domicilio, el contar con una balanza digital portátil para bebés resultará ser una gran herramienta.

balanzas2

Ahora bien, el reto que llegan a tener los médicos, enfermeras y los mismo padres cuando son pesados los bebés es el mantenerlos felices mientras están siendo pesados, ya que puede ser más difícil a medida que crecen y son más inquietos.

Por ello, este tipo de balanzas están construidas con cierta amortiguación para asegurar el obtener las escalas infantiles precisas, incluso cuando el bebé se mueve, y es también importante que dicha balanza conserve las lecturas en su display una vez que el bebé ha sido retirado.

Así no se estresa ni se pone en riesgo al bebé, al cuidarlo sin estar atento a las mediciones y una vez retirado de la balanza, se podrá ver la información tranquilamente.

Las balanzas también desempeñan un papel importante en las revisiones regulares que recibe el bebé cuando se le lleva a visitar al médico, y también pueden ser útiles para diagnosticar cualquier enfermedad que necesite ser tratada en la clínica o sala de pediatría.

Puede ser útil optar por balanzas de bebé que se pueden convertir en balanzas de reposo en un entorno clínico, ya que es posible que sea necesario pesar a niños de diferentes edades.

También puede ser conveniente usar básculas alimentadas a la red eléctrica en lugar de confiar en las baterías, esto si las básculas no necesitan ser movidas.

Como verás, tanto la necesidad de contar con una balanza adecuada como el que se ajuste a los diversos requerimientos de un bebé que crece, es necesario evaluar adecuadamente la adquisición de dicha báscula.

Por ello, busca a un distribuidor de confianza que te ofrezca las mejores alternativas, ya que la salud de un bebé está en juego.

Cuando nuestro cuerpo experimenta lesiones y nuestra piel se altera o es herida, se inicia una cascada de eventos dentro del cuerpo, que magistralmente reaccionan a la situación actual y se encarga de los daños, es aquí donde comienza el proceso de curación.

Hay cuatro fases para la cicatrización de heridas, aunque todas las fases del proceso de curación se superponen entre sí, pero podemos identificar cómo cada fase establece y orquesta la siguiente hasta alcanzar el cierre completo de la herida.

Primera fase: Detener la fuga… la hemostasis. La hemostasia se presenta inmediatamente después de la lesión y sólo dura de 5 a10 minutos.

Tras la lesión, el intento de nuestro cuerpo para detener la fuga de sangre es a través de la vasoconstricción, lo que permite ralentizar la sangre. A medida que se produce la vasoconstricción, las plaquetas se liberan y la fibrina se escapa de los vasos lesionados, formando un coágulo que se adhiere a los vasos lesionados.

En esta fase se consigue la formación de coágulos y el cese del sangrado, dando paso a la siguiente fase.

Llamando a la tripulación de limpieza… Inflamación. Se inicia con una lesión inflamatoria que dura entre 4 y 6 días y se caracteriza por la presencia de eritema, calidez, edema y dolor.

En esta fase entran en acción los neutrófilos, que son las células que limpian y dan equilibrio a la herida a través de la secreción de sustancias químicas que matan las bacterias y posteriormente son reemplazadas por macrófagos, que ayudarán a engullir y digerir las bacterias y cualquier otro residuo celular.

unnamed-7

Solo imagina este proceso como que los macrófagos son un montón Pac-Man’s comiendo y limpiando todos los escombros.

Esta fase da pie a la siguiente, donde comienza la curación de heridas.

Dando paso a la reconstrucción…  fase proliferante. Este proceso de curación dura entre 6 y 21 días y se caracteriza por la presencia de tejido de granulación y finalmente, por la epitelización.

En esta fase vemos los fibroblastos, que son células clave en esta fase. Los fibroblastos son los responsables de poner las bases para la nueva matriz extracelular, para reconstruir el tejido.

En esta fase, pasamos por la proliferación, crecimiento de tejido nuevo, angiogénesis, deposición de colágeno, formación de tejido granular, contractura de la herida y migración de células epiteliales.

Aquí el trabajo es el desarrollo del tejido de granulación o fibroblasto, el cual estimula la producción de colágeno, que es lo que da fuerza y estructura a los tejidos.

Una vez que el déficit se ha llenado con tejido de granulación, los bordes de la herida o los márgenes comenzarán a contraerse hasta que el lecho de la herida se cubra con nuevo epitelio resultando con la presencia de una cicatriz.

Seguimos reforzando… Fase de remodelación o maduración es la cuarta y última fase en la cicatrización de heridas y dura de 21 días a 2 años.

En esta fase final y más larga, la síntesis de colágeno está en curso con el fin de fortalecer el tejido. La remodelación ocurre cuando la herida continúa contrayéndose y las fibras están siendo reorganizadas.

Esto da lugar al tejido de la cicatriz, que consigue aproximadamente un 80% de resistencia a la tracción hacia la piel no lesionada.

Este tejido que ha sanado estará en mayor riesgo de descomposición, ya que la tensión de la piel ya no es del 100%. Si la piel se lesiona nuevamente en la misma área, que tiene el 80% de resistencia, al final de esta fase se obtendrá una caída en el porcentaje de resistencia, llegando entre un 60 a un 70%.

Después de leer esto, me queda más que claro el impresionante proceso de curación de heridas que traemos integrado a nuestro sistema de “sobrevivencia”. Realmente somos una máquina extraordinaria y digna de cuidar celosamente.

Hace una semana terminé mis diplomados médicos en línea, requeridos para  cualquier hombre o mujer que se dedique a la medicina, porque ésta es una profesión en la que se debe trabajar en actualizarse, desde nuestra graduación en la escuela de medicina hasta nuestra muerte, ya que las enfermedades de todo tipo trabajan día y noche para renovarse por lo que debemos de hacer exactamente lo mismo.

Debo decir que aunque muchas veces los profesionistas de muchas áreas no creen mucho en los diplomados, son estos en los que los estudiantes aprenden más, ya que la mayoría de estos son tomados de manera voluntaria y no existe nada más sólido que el corazón de un voluntario.

Estos diplomados me ayudaron mucho a agudizar mi poder de observación, ergo de diagnosis de las condiciones que invaden a mis pacientes de una manera más rápida,  aunque sigo los mismos pasos para examinar; sin embargo, el camino que tomo ha sido modificado.

Muchas veces a los médicos no nos gusta decir que sucede con frecuencia, que en la mitad o a veces en instancias más avanzadas de pruebas y análisis conducidos en  los pacientes, no sabemos qué está sucediendo o enteramente hacia dónde va el asunto, algo que por supuesto no se debe de decir al paciente, debido a que la mente es tan constructiva como destructiva, lo que significa que si alguno de estos dos polos es estimulado, aquel poder es de gran habilidad.

He visto a lo largo de mi carrera pacientes cuyas condiciones no conocíamos o cuya condición era irremediable, quienes encontraron curación absoluta en medios no médicos como dulces o pastillas de sabor, pastillas que se les dijo a los pacientes que tenían poderes absolutos de curación.

medicos%20estudiando1

Después de estos diplomados puedo llegar mucho más rápido a la verdad de las condiciones o enfermedades, sin tener que hacer tantas pruebas.

Esto es algo crucial, debido a que cuando alguien padece de cualquier tipo de enfermedad o mal, el proceso de análisis y pruebas puede llegar a ser muy exhaustivo, algo que en algunos casos puede ser la diferencia entre un corto o mediano tiempo de vida, de la enfermedad ser terminal.

A su vez, estos diplomados me ayudaron de sobremanera a actualizarme con los nuevos equipos médicos que han sido creados recientemente, ya que la tecnología en la medicina más que en cualquier otra profesión es crucial.

Mucha de esta tecnología está dirigida hacia la práctica de la cirugía, ya que muchos investigadores dedican todas sus horas para hacer de la práctica quirúrgica una mucho más efectiva y menos riesgosa, ya que aquí se encuentra el secreto al misterio de la vida y al rechazo indefinido de la muerte, mejorando de este modo la vida de los pacientes y de la humanidad en sí, en toda su extensión.

Estoy muy contento de que tuve el tiempo para tomar estos diplomados.

Cuidemos a los que no cuidan

Hace unos días estaba navegando en internet, en busca de una Guía ENARM actualizada, pues conozco a un joven médico que quiere especializarse en ginecología y me pidió una recomendación.

Junto con varias opciones interesantes, encontré información relacionada con el Examen Nacional de Residencias Médicas y también con la vida de los residentes, una vez que comienzan la especialización.

residentes1

Un artículo me llamó la atención, porque daba una visión sombría, pero lamentablemente realista del periodo de residencia. Los aspectos críticos que ahí se mencionaban son bien conocidos por todos los que hemos vivido la experiencia e incluso por la sociedad. Cuando le dices a cualquier persona que eres médico o estudias medicina, no faltan los comentarios acerca de las dificultades de la profesión y los sacrificios que requiere.

En efecto, quien opta por la vocación médica debe hacerlo con la consciencia de que le espera una vida de estudio, trabajo y entrega a sus pacientes. También debe estar preparado para sacrificar parte del tiempo que desearía dedicar al descanso y la vida personal (algo que en mayor o menor medida sucede con todas las profesiones). Pero lo que no debería ser parte de la profesión médica son las humillaciones, la presión psicológica, las jornadas de trabajo de 24 horas y la eventual deshumanización en el trato con los compañeros y pacientes; y esto es precisamente lo que suele ocurrir en la mayoría de las residencias.

Algunos podrían decir que situaciones como las que acabo de mencionar también contribuyen a la formación, pues fortalecen el carácter del médico y lo preparan para todas las circunstancias extremas a las que podrá enfrentarse cuando ejerza como especialista. Otros, entre ellos varios médicos y estudiantes, dirán que es una “tradición”; la iniciación por la que todo aprendiz debe pasar para ganarse el derecho a codearse con los profesionales.

Cuando fui residente llegué a pensar de esa forma y aceptaba todo lo que viniera, repitiéndome constantemente y sobre todo en los momentos más difíciles, que todo era en aras de la formación, el conocimiento y los pacientes. Años más tarde, cuando fui jefe de residentes, me di cuenta de que las presiones y exigencias deben tener un límite. Y ahora, después de leer el artículo al que me he referido, he vuelto a pensar en el tema, a partir de la pregunta principal del texto: ¿Qué clase de médicos necesita este país y qué clase de especialistas estamos formando con el modelo de residencia que ahora tenemos?

Una queja común de los pacientes que acuden a instituciones públicas, y acaso también presente entre quienes consultan con particulares, es que los médicos no los tratan como personas. Los pacientes se sienten reducidos al nivel de objetos, a los que el médico revisa como si se tratara de una máquina descompuesta. Es cierto que el profesional de la salud debe mantener la objetividad en todo momento y no dejar que los afectos y emociones nublen su entendimiento; sin embargo y también en todo momento, debe respetar la dignidad del paciente. El desgaste físico, intelectual y emocional que se sufre en el periodo de residencia es uno de los principales responsables de que el médico no pueda trazar la adecuada distinción entre objetividad y despotismo, y pierda de vista la humanidad del paciente.

residentes

Otra razón por la que es importante cambiar ciertos términos del periodo de residencia, particularmente los que se refieren a las jornadas de trabajo, es que una mente y un cuerpo extenuados inevitablemente cometerán errores. Aunque no se reconozca, muchos errores de diagnóstico son causados por el estrés, el agotamiento y la mala nutrición que padecen la mayoría de los residentes.

La conclusión del artículo, con la que coincido, es que debe haber estándares de calidad y exigencia para los profesionales de la salud, tanto los que están en formación como los especialistas. Pero dichos estándares no deben imponerse a costa de la salud y la vida. Cuidemos a los que nos cuidan.

La relación costo/tiempo de vida en un colchón

En estos días estamos visitando varias tiendas de colchones en México para jubilar el que ya tenemos. Después de ser nuestro gran compañero por estos 10 años, ya nos merecemos un cambio.

De hecho, esta decisión también se aunó a que estábamos amaneciendo muy adoloridos por la mañana y después de meditarlo un poco y revisar lo que mi esposo y yo hacíamos, dimos con que necesitábamos otro colchón.

tiendas-colchones

Ahora que estamos en la búsqueda de uno nuevo, resulta que ha sido un tanto agobiante, ya que en el mercado existen mil y una opciones para elegir.

Entre formas, modelos, materiales y tecnología, las posibilidades son muchas y así pasa lo mismo con los precios.

Todo depende de la calidad del colchón, del renombre de la compañía, del tamaño y la tecnología involucrada.

Bien podemos encontrar los muy económicos, que son como de esponja, hasta los más novedosos en cuanto a que usan tecnología espacial, como los memory foam, viscoelásticos, viscogel, en fin.

Aquellos colchones de resortes unidos que rechinaban y que al saltar de un lado brincaba la persona del otro han quedado para la historia.

memoryfoam

Bueno, sí los hay todavía a la venta, mas las opciones para un mejor descanso han aumentado, dejando este tipo de opción a un lado.

Es interesante escuchar todo lo nuevo que tenemos hoy en día; por ejemplo, los colchones memory foam, se ven y se sienten geniales. En una muestra de show room pudimos ser testigos de las siguientes cualidades:

  • Es un colchón que se adapta a la forma de tu cuerpo y la presencia de una persona más pasa totalmente desapercibida, por lo que el descanso de la pareja es sensacional. Ella o él se puede mover a su entero gusto sin interferir en su descanso. Así cada uno de tus movimientos lo convierte en un nuevo molde, mientras que el resto de la superficie regresa a su forma original. Por lo tanto, cada movimiento en diferentes partes de la cama es independiente.
  • Un factor importante es que se adapta a la temperatura corporal, volviéndose más suave con el calor y más firme con el frío, repartiendo de esta manera los puntos de presión sobre los que descansas a lo largo de toda tu figura. Siendo realmente muy confortable el tema de la temperatura.
  • Otro punto a su favor es que es completamente hipoalergénico; no almacena bacterias, polvo, humedad, ni olores. Es una respuesta para prevenir alergias y algunos problemas de salud y esto sencillamente lo hace muy atractivo.
  • Después de un día de mucho ajetreo y estrés, lo que buscas es llegar a descasar a tu casa y dormir como bebé, por lo que un colchón así, después de estar sobre él un buen rato, nos resultó fantástico, ya que se ha construido con fines terapéuticos. Esto se logra al permitir que la línea de tu espalda permanezca recta, en una postura natural, logra que tus dolores musculares, migrañas o dificultades respiratorias (como serían los ronquidos), desaparezcan completamente.
  • Un punto que es muy característicos en los colchones antiguos es que “se les notaba su edad” a través de sus “montes deformables”, lo que no sucede en este tipo de colchón, ya que es indeformable.

colchones-ortopedicos

Entre lo que sentimos y lo que nos comentaron, este tipo de colchón acaparó nuestra atención y realmente hay que invertir en nuestro descanso y en este caso existe una relación costo/tiempo de vida, por lo que lo convierten en un colchón altamente rentable en el mercado.

Razones para practicar yoga durante tu embarazo

El embarazo es una etapa de intensos cambios, a nivel fisiológico y emocional. Entre las principales dudas que tiene una mujer cuando pasa por este proceso, incluso si ya es mamá, está la de si puede continuar con sus actividades cotidianas y hasta qué punto.

embarazo

Una gran preocupación es el tema del trabajo, pues hoy en día las mujeres tienen plena participación en el ámbito laboral (o al menos así debería ser) y muchas buscan compaginar la maternidad con el desarrollo profesional. Además, el crecimiento de la familia genera nuevas y mayores demandas económicas, por lo que nadie desea iniciarse como mamá o papá en el desempleo. Sin embargo, el ritmo de trabajo debe modificarse conforme avanza el embarazo, aun cuando no se requieran cuidados especiales.

Pero hay otras actividades e intereses que pueden verse alterados en esta etapa. Tengo una paciente a quien le encanta el deporte. Me cuenta que desde niña ha participado en diversas actividades; natación, atletismo, baloncesto y hasta boxeo. Durante la universidad se aficionó a correr y andar en bicicleta, y continuó con estos ejercicios, hasta que supo de su embarazo.

Naturalmente, lo que más le interesa es la salud de su bebé, así que cambió las carreras y los traslados en bici, por caminatas; pero éstas también deberán moderarse eventualmente. En la consulta pasada, me preguntó qué otro tipo de ejercicio podía practicar, para mantenerse en forma sin poner en riesgo su embarazo. No dudé en recomendarle el yoga.

Por lo general, el yoga es considerado una práctica espiritual, que tiene por objetivos la paz interior y el equilibrio anímico. Al ver una sesión de yoga, podemos pensar que las posturas y movimientos favorecen la relajación, pero no parece que impliquen un gran esfuerzo físico. Sin embargo, ésta es sólo una faceta de dicha práctica.

El yoga no sólo busca la paz interior, sino que se propone armonizar el cuerpo y la mente. Si lo consideramos estrictamente desde el punto de vista físico, descubriremos que las posturas, o asanas, implican un trabajo muscular que puede ser muy intenso; por ello fortalecen todo el organismo.

Estas son algunas razones por las que conviene practicar yoga durante el embarazo:

  • La práctica de distintas posturas, adecuadas a cada etapa del embarazo, ayuda a controlar el equilibrio y la respiración e incrementa la flexibilidad. Esto permitirá que el trabajo de parto sea más fácil de sobrellevar.
  • El yoga mejora la circulación, con lo cual se contrarresta el incómodo y a veces peligroso problema de la retención de líquidos.
  • Las posturas que requieren el estiramiento de los músculos, ayudan a prevenir o aliviar los dolores de espalda.
  • En el plano emocional, la práctica del yoga es recomendable para reducir la ansiedad y algunos instructores consideran que fortalece la conexión entre la mamá y el bebé.
  • Algunos ejercicios fortalecen el suelo pélvico, lo cual también facilita el trabajo de parto.
  • La práctica del yoga puede retomarse cinco o seis semanas después de dar a luz. Esto facilitará la recuperación y la pérdida de peso.

Es importante mencionar que antes de iniciar con el yoga o cualquier otro ejercicio durante el embarazo se debe consultar al médico, pues hay casos especiales, en los que hasta los movimientos más sencillos pueden resultar perjudiciales. Y si un ejercicio causa dolor, mareos o algún otro síntoma, debe suspenderse.

La paciente a la que me he referido lleva un estilo saludable y su embarazo transcurre de manera normal; por ello le reiteré que el yoga puede ser un muy buen ejercicio. Y hace unos días, me llamó para decirme que se había inscrito a la academia de Yoga Polanco, que le queda muy cerca de la oficina.

Como mencionaba en un principio, el embarazo es una etapa de grandes cambios, requiere de cuidados especiales y no está exenta de riesgos. Pero con atención médica, buena alimentación y un estilo de vida saludable, podemos disfrutarla y seguir haciendo lo que nos gusta.

La experiencia tras una travesura

Recuerdo muy claramente el primer contacto que tuve con los libros médicos y déjame decirte que no fue nada grata mi experiencia.

Tenía aproximadamente 10 años y mi prima estaba estudiando enfermería. Cuando visitábamos su casa, la veía muy ocupada; entre sus clases y tareas, prácticamente todo el día se la pasaba pegada a sus libros.

estudiante-medicina

Era una joven muy inteligente, además de guapa y entusiasta, así que cuando por fin terminó y obtuvo su plaza en un hospital, rápidamente se colocó muy bien.

Ya para esas fechas conoció a un médico, quien después se hizo su novio. Su pretendiente solía visitarla a su casa, después de su primera jornada en el hospital y llevaba sendos libros consigo.

En una ocasión, mientras visitaba a mi familia, llegó también el pretendiente, bien acompañado de sus libros enormes de Medikatálogos, que parecían directorios telefónicos.

Mientras mi prima platicaba con él, comencé a hojear uno de aquellos libros.

Déjame decirte que cometí una grave falta, porque no pedí permiso y se me hizo fácil tomarlo, debido que el título me llamó la atención.

El tema era sobre el embarazo, ya que él estaba en la estudiando la especialización de ginecología.

En aquella época, las pláticas en que nos daban en la escuela acerca del embarazo eran muy escuetas y precarias, por lo que la curiosidad sobre el tema me atrapó.

Así que me senté en un rinconcito y comencé a hojear el libro.

libros-medicos

Vaya impacto que me ocasionó esta “travesura”, o como le quieras llamar, ya que al ser un libro 100% médico, las fotos eran bastante explícitas, con términos para mi incomprensibles.

No logré hojearlo mucho, ya que después de ver la coronilla del bebé al momento de nacer en un parto natural, cerré abruptamente el libro.

Cuando quise regresarlo, llevaba la cara más lívida que nada, lo cual me delató inmediatamente. Al ver mi prima lo que traía en las manos, ambos me tomaron de los brazos y me llevaron a la sala.

Este gesto, del que ahora ya es mi primo político, me agradó, y entre los dos comenzaron a explicarme lo que acababa de ver de la mejor forma posible, en términos que yo entendiera mejor.

La idea era que me tranquilizara y viera de forma más natural lo que sucede en un embarazo y en un parto.

Después de la conversación, me quedé mucho tiempo muda, intentando comprender lo que vi, de acuerdo a la explicación que me daban.

Cuando por fin pude articular algunas preguntas, la primera que hice fue saber si un parto le duele a la mujer.

Bueno, al ser mujer y pensar en lo que me esperaba, sonaba lógica mi inquietud. A lo que me contestaron que sí. Ante un parto natural, el cuerpo sufre modificaciones y las articulaciones se abren, en forma de contracciones, que son dolorosas.

Sin embargo, es un dolor que se combina con el amor de ser madre. Obviamente, hasta que no lo vives sabes de qué trata este tema.

En fin, la cuestión es que ante esta experiencia, lo primero que hice después de platicar con mis primos fue el ir a abrazar a mi mamá.

Con el paso de los años y ahora que ya tengo dos hijos que nacieron a través de un trabajo de parto natural y psicoprofiláctico, sin la ayuda de la inyección llamada raquea, puedo decirte que ahora tiene mucho significado lo que en aquel entonces buscaron transmitirme mis primos.

Después de esta experiencia, es importante tener cuidado con la información que dejamos al alcance de los niños y estar muy al pendiente de lo que ven, máxime ahora, con el tema de la tecnología. Lo importante es orientarlos, más que alejarlos.

Así que pongamos atención a estos pequeños e importantes detalles.

Tres tipos de alopecia

¿Todos los días ves que en tu peine o cepillo queda lleno de cabello?

Hasta cierto punto, la caída de pelo es normal, ya que nuestro pelo sigue un ciclo de crecimiento natural que consta de tres fases:

  • La fase anágena es cuando el ciclo es más activo y dura cerca de 1000 días.
  • La fase catágena es una de regresión y dura entre 7 y 15 días.
  • La fase telógena puede durar hasta 3 meses y corresponde a un periodo de reposo o involución.

woman distraught at hair loss

Es en esta última fase donde finalmente tiene lugar el desprendimiento o expulsión del pelo y aun cuando es inminente que el pelo en esta fase se va a caer, no hay que olvidar que el folículo comenzará nuevamente el ciclo.

Así que la caída de pelo es normal, hasta cierto punto; esto es, cuando se pierden entre 60 y 120 cabellos al día, no hay de qué preocuparse.

Si se observa una pérdida de cabello que se pueda apreciar como alta o rápida, intensa o a una edad temprana, significa que es un foco rojo y es conveniente acudir a un especialista para que evalúe la situación.

El profesional que generalmente atiende este problema es el dermatólogo, que tras realizar una exploración básica y conocer la historia clínica del individuo, tendrá elementos para diagnosticar la alteración y concretar el tipo y el grado en que se manifiesta dicha caída.

ciclo pelo

Cada caso es especial y será entonces cuando se pueda establecer un tratamiento adecuado para tratar el problema.

La caída o pérdida patológica de pelo se denomina alopecia. Existen alopecias originadas por cierto tipo de alteraciones, congénitas o adquiridas. De ahí que podemos toparnos con la alopecia androgénica, la alopecia areata o en parches y la alopecia cicatricial.

La alopecia androgénica, mejor conocida como calvicie, es el resultado de factores hormonales o hereditarios. Los más afectados son los varones, quienes pueden comenzar con el problema en la pubertad y padecerlo a tal grado que resulte visible, alrededor de los 30 años. Pero las mujeres también pueden padecerla.

De la alopecia areata no se sabe a ciencia cierta por qué se presenta, aunque se piensa que existe una predisposición genética. Está muy ligada a las reacciones autoinmunes y a factores como el estrés emocional.

alopecia

A diferencia de la alopecia androgénica, la areata se suele presentar súbitamente y de manera localizada,  en forma de placas circulares en una o varias zonas de la cabeza y en ellas se produce una pérdida total del pelo.

Se ha observado que tiene una evolución impredecible, ya que a veces el pelo vuelve a crecer, mientras que en otros casos es irreversible.

En cuanto a la alopecia cicatricial, se manifiesta cuando existe una destrucción de los folículos pilosos; la pérdida se produce por una inflamación severa de la piel o un traumatismo (cicatrices), pasando por infecciones, quemaduras, etcétera. En este tipo de alopecia, la pérdida del pelo es irreversible.

Para superar esas dificultades por las que puede pasar nuestro cabello, el dermatólogo deberá examinar cada caso y determinar cuál es la mejor alternativa de tratamiento.

El primer encuentro con mi vitíligo

Cuando se es pequeño, no se logra entender por qué ciertas enfermedades nos llegan a pasar.

Recuerdo muy claramente cuando me salieron unas manchitas blancas en el párpado y después aparecieron en mis manos y brazos.

manchas en la pielAl principio, mamá pensó que era por alguna falta de vitaminas o por el sol, mas al pasar los días estas no cedían con los complementos alimenticios que me estaba dando, ni con las cremas contra manchas.

En mi escuela ya comenzaban las bromas por mi situación, por lo que empecé a andar con blusas de manga larga o suéteres.

El mayor reto era la mancha de mi ojo, por lo que me compraron unos lentes sin aumento.

Este fue mi primer “camuflaje” con mi nueva enfermedad.

Mamá definitivamente me llevó con el dermatólogo para identificar qué era lo que tenía. Ya en su consultorio y después de revisarme con una serie de aparatitos, nos dijo que tenía vitíligo.

Como te decía, de niño uno no entiende ciertos términos, mas lo que sí recuerdo fue que le pregunté rauda y veloz tres cosas: El vitíligo, ¿duele?, ¿se quita? ¿Me puedo morir por tener vitíligo?

A lo que el médico, muy pacientemente y sin quitar la amable sonrisa de su rostro, me dijo que no; el vitíligo no duele, lo que sí me puede doler es lo que siento cuando me da pena que me vean con las manchitas.

Con el tiempo y un buen tratamiento para vitiligo se pueden reducir considerablemente las manchas, al grado de minimizarlas. Si conseguimos identificar las causas, es más sencillo llegar a un buen tratamiento.

tratamiento vitiligoY por último, la pregunta sobre la muerte me tranquilizó, porque hasta la fecha no ha habido ningún paciente que haya muerto de vitíligo.

Después de tranquilizarme se dirigió a mi mamá y platicó con ella. Ahora, años más tarde, comprendí aquella charla.

La causa del vitíligo es multifactorial, es decir, que se produce por varios factores. La predisposición genética ejerce un papel indudable, ya que la mayoría de los pacientes evaluados (65%) presentan un antecedente familiar con vitíligo.

En este sentido, buscamos en mi familia mis genes y resulta que varios de mis tíos por parte de mi papá e incluso mi papá padecen de cierto nivel de vitíligo, de ahí mi “herencia”.

A parte de la genética, otras pueden ser las causas que generen el vitíligo, como el estrés, las quemaduras (la cual es una de las principales), el embarazo, los traumatismos después de una exposición exagerada al sol (este punto, al igual que el estrés es otra de las principales causas).

Otros eventos más complicados también son factores que provocan el vitíligo como lo es la exposición a agentes químicos o fármacos que puedan ocasionar lesiones.

También existe toda una teoría autoinmune alrededor del vitíligo como por ejemplo, que las propias defensas, por algún motivo no identificado, atacan a los melanocitos o células que dan el pigmento o color a la piel.

En fin, afortunadamente existen tratamientos y toda una gama de opciones para atender este padecimiento.

Incluso ya podemos recurrir a la fototerapia, con resultados más rápidos y eficaces. La idea es siempre consultar y atenderse con especialistas, así las cosas no se salen de control.

Revisiones médicas que debes hacerte con frecuencia

El cuidado de la salud requiere de constancia; debemos procurarlo todos los días y no solamente cuando algunos malestares nos avisan que puede haber una enfermedad. Desafortunadamente, la mayoría de las personas hacemos justo esto último; nos confiamos mientras nos sentimos bien y sólo acudimos al médico cuando hay señales de un problema.

descansoPuede haber muchas razones para tomar esta actitud. La falta de tiempo es una de ellas; no es raro que nuestros trabajos y ocupaciones nos dejen muy pocos ratos libres, los cuales queremos aprovechar sobre todo para descansar y estar con la familia, y no para sentarnos en la sala de espera de un consultorio médico.

Por contradictorio que parezca, otro motivo que nos aparta de las revisiones médicas es el temor a enterarnos de que estamos enfermos. Como si mientras no conociéramos el diagnóstico, todo estuviera bien, y sólo al enterarnos empezáramos a presentar los síntomas.

Mencionaremos también el factor económico. Quienes no cuentan con la presentación del servicio médico por parte de sus empleadores o por distintos motivos no tienen acceso a los sistemas de salud pública, omiten las consultas preventivas porque no las consideran un gasto prioritario. Sólo ante una emergencia o enfermedad hacen el esfuerzo de pagar los honorarios de un médico.

Para superar el obstáculo económico, se requiere un trabajo conjunto entre los ciudadanos y las autoridades, particularmente las de los ámbitos laboral y sanitario, pues el derecho a los servicios médicos debería estar garantizado en todos los países. Pero en los dos primeros casos, son las personas quienes deben esforzarse por cambiar sus hábitos.

chequeoTenemos que ser conscientes de que para trabajar, divertirnos y convivir con quienes más queremos, necesitamos estar sanos. Por tanto, la falta de tiempo no debe ser un pretexto para descuidar la salud; bien podemos posponer ciertas actividades, tan sólo una vez cada cierto tiempo, para ir a la consulta médica.

En cuanto al temor a las malas noticias, es natural sentirlo. Pero recordemos que las posibilidades de superar cualquier enfermedad aumentan, si ésta se detecta en etapas tempranas. Es mejor hacerse un chequeo general y encontrar que debemos seguir cierto tratamiento, a esperar a que se manifiesten los peores síntomas y descubrir que entonces ya no hay mucho por hacer.

Estas recomendaciones no se dan con el ánimo de alarmar a nadie. Sólo queremos que nuestros lectores se den cuenta de lo importante, y muchas veces también sencillo, que es saber cómo está nuestra salud.

Hay varias revisiones médicas a las que deberíamos someternos con regularidad, para prevenir problemas de salud y en caso de que ya existan, detectarlos y tratarlos a tiempo. Estas son algunas de ellas:

Revisión oftalmológica

La revisión oftalmológica debe practicarse al menos una vez al año, en las personas de 18 a 50 años. A partir de esta edad, es conveniente hacerlas cada seis meses, porque la propensión a sufrir padecimientos como vista cansada o cataratas en los ojos se incrementa.

En el caso de los niños, hay que atender las indicaciones del pediatra y estar atentos a su comportamiento; si se tallan los ojos, parpadean con frecuencia o se acercan demasiado a los objetos, es posible que tengan un problema de visión. Si todo está bien, las revisiones pueden hacerse dos veces al año.

Las personas diagnosticadas con afecciones como hipermetropía, miopía o astigmatismo deben checarse anualmente, o ante las primeras señales de que el problema se agrava.

La salud visual es una cuestión que solemos desatender, a menos que ya se tenga un problema. Pero actualmente hay muchas clínicas a las que podemos acudir para una revisión completa y con precios accesibles; un ejemplo es Sala Uno.

revisión oftalmologica

Check up básico

Esta revisión tiene por objetivo evaluar el estado general de salud de una persona, con base en los resultados de varias pruebas de laboratorio. Las más comunes son biometría hemática, examen general de orina, y química sanguínea, que incluye los niveles de glucosa, colesterol, triglicéridos y ácido úrico. Algunos servicios médicos incluyen otros estudios, como la tomografía o la resonancia magnética.

El médico general puede ordenar estos estudios ante la sospecha de una enfermedad, pero también puede hacerlo como medida preventiva.

Revisión ginecológica

El cáncer de mama y el cervicouterino están entre las principales causas de mortalidad femenina. En etapas tardías, sus efectos pueden ser muy graves, pero si se detectan en las primeras fases, responden al tratamiento en la mayoría de los casos. Por ello es muy importante que las mujeres se practiquen exámenes como la colposcopía, el papanicolau y la mastografía.